Etiquetas

martes, 5 de noviembre de 2013

DEATH

  Cada banco de los cientos que había en la iglesia estaba hasta arriba, como hormigas apretadas la una con la otra intentando buscar calor un frío día de invierno. Solo se oían, en forma de eco, las suaves palabras que el sacerdote estaba pronunciando en ese momento, y el unisono con el que resonaban las voces de los allí presentes contestándole.
  Cualquier persona que acabara de entrar en ese momento en la iglesia pensaría y sentiría el amor y el afecto, y también por supuesto la tristeza ante la perdida de tan importante personaje. Pero en realidad, estos sentimientos solo los profesaban los diez o doce que ocupaban los bancos de las dos primeras filas. Los demás solo fingían. O esa era la impresión de la chica de la segunda fila.
  Para ella la iglesia no era nada, solo edificio impresionante en su ya vaga memoria. Tampoco lo eran el rostro de las personas, pues a casi nadie había llegado a mirar a la cara a pesar de sus años, y a los pocos a los que había podido mirar, tampoco les había visto llorando, así que lo único que tenia de referencia eran los sollozos ahogados de el hombre de su izquierda y el temblor continuo de los hombros de la señora mayor de su derecha. Para esta chica, no había nada mas real que el dolor que las personas de su alrededor. Y nada mas real que su propio nudo en la garganta y sus propias lagrimas corriendo por sus mejillas, por supuesto.
  Es extraño, como cuando perdemos a alguien importante no podemos encontrar ningún recuerdo realmente profundo. Ningún momento en el que te haya puesto su hombro para llorar, o te haya dado un gran consejo, aunque esos momentos existieran, solo tonterías. Solo cómo se agachaba a por su gorra, como si fuera lo mas preciado en el mundo. Sólo como sonreía después de comer sandía los domingos con sus hijos a su lado. Solamente con una pandereta en la mano, cantando villancicos de navidad que no se sabía, inventándose la letra como si fuera lo mas sencillo del mundo.




Te echaremos de menos.
Te echaré de menos.
3/11/2013

1 comentario:

  1. Hola!

    Soy Dulce Cautiva (D. C. López), autora de la Saga "La Era De Los Vampiros", compuesta por tres libros: 1 Dulce Cautiverio, 2 Cautivada por un Vampiro y 3 Amante Cautivo.

    Creo recordar que hace tiempo leiste dicha saga. Por eso, ahora vengo a notificarte que he borrado los tres blogs donde se encontraban las historias y las he reunido en un único blog:

    http://dulcecautivalopez.blogspot.com.es/

    En dicho blog publico además otras obras mías, tales como relatos y así como una nueva novela que tengo bastante avanzada. Se titula "Destinada a ser tu Esclava". No trata sobre vampiros, pero tiene su toque paranormal, es medieval con matices BDSM y además de romántica, es erótica también >.<

    La semana que viene comenzaré a publicar otra, que se titula "Esclavo de las Sombras". Es romántica, paranormal y erótica. Trata de Ángeles Caídos, Demonios y Vampiros.

    Te invito a visitar mi nuevo espacio y a seguir mis otros escritos.

    Saludos!

    ResponderEliminar

¿Qué opinas? Se admiten críticas constructivas ;)